Diario de Berlín

Estimado lector,

Diari de Berlín no está aún disponible en castellano. Tan pronto lo esté, lo comunicaremos a través de este medio. Mientras tanto, no dude en contactarnos por mail (info@itineri.de), si lo desea.

¡Muchas gracias por su interés!

Ferran Porta

Colonia Claudia Ara Agrippinensium, Alemania

Berlín, junio de 2015
INFO@itineri.de

Es la cuarta ciudad más grande de Alemania, tras Berlín, Hamburgo y Múnich; una gran urbe atravesada por un rio de centenares de kilómetros de longitud y de historia, el Rin. Colonia, Köln, tiene iglesias, muchas, como estas 12 románicas que son unas de las muchas joyas que atesoran sus calles y plazas. Información sobre cada una de ellas se puede encontrar en este enlace (en alemán): http://www.romanische-kirchen-koeln.de/kirchen.html

El origen de Köln se remonta a las primeras décadas de la era cristiana, cuando en el año 50 d.C. el emperador Claudio concedió a la hasta entonces villa el derecho de ser una ciudad, llamándola Colonia Claudia Ara Agrippinensium. Casi 2.000 años de historia, pues, durante los cuales Colonia se ha ido desarrollando hasta lo que es en la actualidad: un polo económico de primer orden y, también… ¡la urbe más carnavalera de Alemania! Efectivamente, en Colonia tienen la sede central empresas automovilísticas como Ford Europa, que da trabajo a unas 20.000 personas, así como las centrales alemanas de Citroën y Renault. Por su parte, compañías como Lufthansa, Galeria Kaufhof (una importante cadena de centros comerciales, presente en todo el país), los supermercados Rewe y el principal grupo privado de televisión, RTL, tienen aquí sus consejos de administración. ¡Y por supuesto, aquí nació el agua de Colonia, famosa en todo el mundo!

Pero no solamente de trabajo vivimos los seres humanos, y de ello es Colonia un ejemplo indiscutible: año tras año, a las 11:11 horas del día 11 del 11 da inicio el carnaval más alocado del país. En aquella fecha y hora empieza una tradición que culmina el miércoles de ceniza con la quema del Nubbel, el muñeco de paja que habrá estado acompañando a los coloneses en su fiesta por excelencia. Atrás habrán quedado los desfiles del lunes de la rosa (Rosenmontag, vídeo), de los “espíritus” (Geisterzug, vídeo) y, huelga decirlo, ¡litros y litros de Kölsch!

Colonia es conocida en todas partes por su espectacular catedral. La construcción, iniciada en 1248, no terminaría hasta 1880, más de 600 años después. Aunque el largo período transcurrido ha dejado marcadas en el edificio influencias diversas, lleva el gótico en su ADN. En la catedral, el edificio más alto del mundo durante algunos años del siglo XIX, se encuentra cerca del altar mayor el relicario de los Tres Reyes, un sarcófago que contiene los huesos de los reyes magos. En 1996, la catedral fue declarada por la Unesco Patrimonio de la humanidad.

No lo dude, confíe en itineri.de para descubrir Colonia en español! A modo de aperitivo, un vídeo de promoción de la ciudad (en inglés), y otro con imágenes de la Colonia de antes de la Segunda Guerra Mundial. A disfrutarlos y… ¡hasta pronto en Colonia!

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

20 actividades para hacer en Berlín (2/2)

Berlín, junio de 2015
INFO@itineri.de

La semana pasada presentábamos la primera parte de una serie de propuestas de actividades para hacer en Berlín. Fue una revista de ocio la que publicó, hace un tiempo, una lista que incluye algunas opciones muy interesantes, pero otras… que no lo son tanto. itineri.de les quiere poner las cosas fáciles, y por eso evaluamos y comentamos cada una de las 20 propuestas. ¡Seguimos, pues!

11. Ir de compras – Diversas zonas de la capital son recomendables para compradores: en Mitte, la Torstraße y la zona entre Hackescher Markt y la estación de U-Bahn Weinmeisterstraße. A quien interese el vintage, distrito de Prenzlauer Berg. Y aún una propuesta ciertamente original: ¡comprar ropa a peso! Es posible en Garage (U-Bahn Nollendorfplatz) y en Colours (U-Bahn Gneisenaustraße), entre otros. Es una opción que seguro que a muchos deja fríos… pero a otros no 😉

12. Bailar hasta que despunte el día – Locales históricos van cayendo, uno tras otro, pero Berlín continúa ofreciendo a los noctámbulos centenares de espacios desde donde saludar al nuevo día. Para evitar hacer una lista interminable, ofrecemos un par de links a páginas con nombres, muchos nombres de clubs: esta y esta! La noche en Berlín empieza temprano, pero para aquellos que nunca tienen suficiente, termina tan tarde (¡o más!) como en España.

13. ¡Arte, arte, arte! – El Kulturforum es un complejo museístico al sur del Tiergarten, con galerías de arte de primer orden. El espacio más grande es la Gemäldegalerie, que muestra obras maestras de la pintura renacentista italiana, española e inglesa. Al lado está la Neue Nationalgalerie, diseñada por Mies van der Rohe en los sesenta, con pinturas del siglo XX, especialmente del Expresionismo alemán. Una buena oportunidad para ver arte es aprovechar las dos ediciones anuales de la Larga Noche de los Museos, la próxima edición de la cual, por cierto, tiene lugar el próximo sábado, día 28. Los fantásticos museos de Berlín, sin duda, ¡son visita obligada!

14. Escuchar la Filarmónica de Berlín – La Berliner Philharmoniker es también un must. Los entusiastas de la música clásica harán bien de visitar la capital alemana cuand la afamada orquesta tenga programadas actuaciones en la ciudad. La sala de conciertos, diseñada por Hans Scharoun, es un icono arquitectónico con una acústica recononcida por todos. ¿Es de clásica? ¡Entonces no se deje perder la Filarmónica!

15. Relax junto al Spree – Con la llegada del buen tiempo, los berlineses (de nacimiento y de adopción) salen a parques, jardines y terrazas por toda la ciudad, en busca de sol y temperaturas agradables. Aún estando lejos de la zona costera, hay diversas “playas” a orillas del Spree, también en pleno centro de la ciudad: delante del Bode Museum o entre la Hauptbahnhof (estación principal de tren) y la cancillería, por ejemplo. Si está en Berlín en primavera o verano, ¡no deje de visitar una de sus “playas”!

16. Correr por el estadio olímpico – El Olympiastadion (estadio olímpico) ejemplifica las tendencias arquitectónicas del fascismo. Fue el centro de atención mundial durante los Juegos Olímpicos de 1936, celebrados en Berlín bajo el mando de un Adolf Hitler que pretendía mostrar al mundo la superioridad (también deportiva) de la raza aria. No sospechaba, por supuesto, que sería un atleta negro, Jesse Owens, quien le pasaría la mano por la cara. El diseño original del estadio sobrevivió a las bombas de la II Guerra Mundial así como a las amenazas de demolerlo, antes de acoger el Mundial de futbol de 2006. Sin ser de visita obligada, recomendamos verlo (U2, Olympia Stadion) si se tiene suficiente tiempo.

17. ¿Y la comida? – En Berlín se puede degustar cualquier cosa, pero hay una que debe probarse sin excusas: el Currywurst, el delicatessen berlinés por excelencia. Salchicha de cerdo, cortada a trozos, tocada con una mezcla de ketchup y curry, y servida acompañada de pan o de patatas fritas. Tal vez no parezca especialmente fascinante, vista así, pero no probarla es no conocer del todo la capital alemana! ¡Curry36 es, probablemente, el lugar mítico donde petir una Currywurst en Berlín!

18. Al zoo – Ya sea con la familia o para deslumbrar a una cita con la música de exóticos pájaros, vale la pena visitar el Zoo y el Aquarium, en el Tiergarten. Es la instalación de este tipo más antigua de Alemania, donde abrió puertas en 1841. Lo habitan cerca de 14.000 criaturas, algunas de las cuales especies raras o en peligro de extinción. Si le interesa o hace gracia el mundo animal, el Zoo de Berlín (este, porque hay otro) merece una visita.

19. Disfrutar de una película al aire libre – Esta actividad, sin duda, es de corta temporada: sólo pensada para la época estival, y aún, a menudo, bajo una manta. Los Freiluftkino (cine al aire libre) se pueden disfrutar en Friedrichshain o en Kreuzberg, entre otros, aunque habrá que esperar hasta mayo. Fantástica experiencia para las noches de la capital…

20. Pasear por los jardines de Charlottenburg – En el extremo occidental de la ciudad, el encantador palacio y jardines del Schloss Charlottenburg (foto inferior) tienen el aspecto de un pequeño Versalles. Construído como residencia de verano de Sophie-Charlotte y Federico I, rey de Prusia, el palacio sufrió los bombardeos de la II Guerra Mundial, y fue posteriormente restaurado. Cada año, desde finales de noviembre, los jardines acojen uno de los numerosos mercados navideños de la capital alemana. Bonito. Y aún más en diciembre, con las luces de Navidad de su famoso mercado.

Estos son, pues, 20 recomendables para Berlín. No es necesario decir que la ciudad ofrece tanto, para hacer y ver, que una visita de pocos días no es para nada suficiente. Después de un primer contacto con la capital alemana, es cuestión de hacer un hueco en la agenda y volver a ella, más adelante: la oferta, créanos, ¡no se la terminará por más que repita!

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

20 actividades para hacer en Berlín (1/2)

Berlín, mayo de 2015
INFO@itineri.de

Una conocida revista de ocio internacional publicó, hace unos meses, un artículo dedicado a “20 cosas fantásticas que hacer en Berlín”. Las hay para todos los gustos y, aunque con algunas de ellas estamos más de acuerdo que con otras, todas con interesantes (o alguna, en su defecto, divertida 😉 Las presentamos en dos partes: hoy 10, la próxima semana 10 más. Junto a cada una encontrará la valoración que de ella hacemos desde itineri.de:

1. Pasear por Grunewald – El área forestal más grande al oeste de Berlín, ofrece la posibilidad no sólo de caminar por bosques infinitos, fácilmente accesibles en transporte público, sino también de navegar por alguno de sus lagos. El más conocido, sin duda: el Wannsee. La S-Bahn deja junto muy cerca del embarcadero, donde es posible subir en algún ferry que da una vuelta al lago. Para amantes de la naturaleza que no tengan suficiente con el frondoso Tiergarten.

2. No perderse la Isla de los Museos – Ahí están cinco de los grandes de Berlín, dos de ellos (el Pérgamo y el Neues Museum), absolutamente imperdibles. Existe la opción de comprar la tarjeta Berlin WelcomeCard Museumsinsel, que además de facilitar el acceso a todo el transporte público de la capital durante 3 días y de ofrecer descuentos en unos 200 lugares interesantes de la ciudad, ¡supone el franqueo gratis a los cinco museos de la Isla de los MuseosMás que una recomendación, ¡un must!

3. Recorrer el Mauer Park – No sólo por el mercadillo de los domingos, donde se pueden comprar artículos de segunda mano (desde bicicletas hasta ropa, comida o… un ¡piano!), sino por el karaoke que se organiza, con la llegada del buen tiempo, y que congrega a decenas de valientes aspirantes a cantante. Para gente joven y/o con cierto espiritu “alternativo”.

4. Disfrutar de una vista aérea – Tres opciones: la cúpula del Reichstag, que por sí misma merece una visita (¡se requiere inscripción previa por internet!), el Panoramapunkt en Potsdamer Platz y el Fernsehturm, la torre de la televisión situada en Alexanderplatz. Hay que tener en cuenta que la tarjeta WelcomeCard ofrece descuentos para estos dos últimos miradores (el ascenso al Reichstag es gratis). El Reichstag es otro must, no sólo por las vistas sobre la ciudad sino para entender el concepto de democracia de la Alemania actual.

5. Descubrir la República Democrática Alemana (RDA) – De manera muy sencilla y en un espacio interactivo, donde es posible hacer cosas como “abrir” y “tocar”: el DDR Museum, situado detrás de la catedral (lo explicábamos el mes pasado, en este artículo). Interesante, y especialmente recomendable si se viaja con niños.

6. Explorar la historia judía de Berlín – El Museo Judío (Jüdisches Museum) presenta la historia de la población judía de la capital, a través de una exposición que requiere, eso sí, mínimo cuatro horas de visita. Por su parte, en la calle Oranienburger Straße se encuentra la Nueva Sinagoga; y muy cerca de la Puerta de Brandenburgo, el Memorial del Holocausto. El museo y la Nueva Sinagoga los recomendamos a los muy interesados en esta parte de la historia de Berlín. El Memorial, ¡imperdible!

7. Recorrer el Muro – A lo largo de unos cuantos meses de 1990 se demolió la mayor parte del Muro de Berlín, pero un tramo sobrevivió a la picota: es el East Side Gallery, de poco más de un kilómetro de largo. Se puede acceder desde la línea U1 del metro (estación: Warschauer Straße) o desde diversas líneas de la S-Bahn (est.: Ostbahnhof). ¡Hay que verlo, sin duda!

8. ¡Sonríe a la cámara! – Una opción poco costosa y, dice la revista, obligatoria (en las máquinas automáticas de fotografiar). Se encuentran por toda la ciudad, especialmente en estaciones de U-Bahn y S-Bahn. Francamente, no hace falta 😉

9. Visitar el museo de la Bauhaus – El Archivo Bauhaus – Museo del Diseño permite sumergirse en el desarrollo de la escuela de arquitectura, deseño y arte más importante del siglo XX, creada en la Alemania de Weimar en los años 20. ¡Para interesados en el diseño, de visita obligada!

10. En bici – Es una excelente opción, cuando el tiempo lo permite. Se puede llegar a la inmensa mayoría de atractivos imperdibles de la capital fácilmente sobre dos ruedas: el Reichstag, la Puerta de Brandenburgo y, vía Unter den Linden, la Isla de los Museos; Alexanderplatz, el barrio judío en Hackescher Markt, etc… Hay puntos de alquiler de bicicletas por toda la ciudad. ¡Una experiencia muy interesante! Eso sí, aunque los berlineses están acostumbrados a convivir con ciclistas, ¡siempre mucho cuidado!

Así pues, estas son las 10 primeras de Time Out, con nuestra valoración de cada una de ellas; ¡pronto las 10 últimas!

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

Tatort: la escena del crimen

Berlín, mayo de 2015
INFO@itineri.de

Prácticamente todos los domingos desde 1970, Alemania inicia el prime time televisivo con una serie: Tatort (“La escena del crimen”). De hecho, más que de una serie estamos hablando de un programa mítico para los alemanes, que incluso congrega espectadores en diferentes bares por todo Berlín, donde se encuentran para ver cada nuevo capítulo como si de una final de fútbol se tratase. La cadena por la cual se emite Tatort, la pública ARD, está formada por nueve centros regionales, cada uno de los cuales produce capítulos de la serie de manera independiente. Es por ello que los protagonistas, que no coinciden en un mismo episodio, són nueve comisarios distintos. 11, en realidad, porque las televisiones públicas de Austria (ORF) y la Suiza de habla alemana (SF) también producen algunos capítulos. Por este motivo, una semana la serie tiene como escenario Stuttgart, otra Viena, la siguiente Hamburgo, Berlín, Kiel, … y cada ciudad cuenta con su comisario. Eso sí, independientemente de dónde tenga lugar y quién sea el comisario protagonista, Leiche, Obduktion, … ¡son palabras obligadas en cada capítulo!

Cuando solamente hacía un año desde el estreno de Tatort, al otro lado del telón de acero echaba a andar otra serie policíaca: Polizeiruf 110. La caida del Muro (1989) y la posterior reunificación alemana (1990) tuvieron como consecuencia la desaparición de la DFF, la televisión estatal germano-oriental, pero ello no impidió que Polizeiruf 110 continuara su recorrido vital. Actualmente, ambas series comparten día de emisión, alternándose en la parrilla de la ARD. De vez en cuando, Tatort descansa un domingo para dar paso a sus colegas del este.

A veces muy bueno, otras no tanto, si es domingo y son las 20.15h… ¡es la hora de Tatort!

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!