Köpenick

Köpenick forma parte de uno de los doce distritos de Berlín, el de Treptow-Köpenick, situado al sureste de la capital. Su incorporación a Berlín, pronto hará 100 años, no ha hecho que disminuya el espíritu tranquilo, el ambiente relajado de una zona que, para 60.000 berlineses, constituye un barrio ideal donde residir. No es extraño, si tenemos en cuenta que está situado muy cerca del lago Müggelsee, el más grande de la capital, y bien comunicado con la céntrica Alexanderplatz gracias a la línea S3 de la S-Bahn.

Desde un punto de vista histórico, Köpenick tiene el honor de ser uno de los pocos barrios de Berlín que recibió, en la Edad Media, la llamada Stadtrecht, el derecho a ser considerada ciudad. Ello le significó poder tener mercado semanal, entre otros beneficios, lo cual controbuyó a incrementar su fuerza económica. Desde su incorporación a Berlín, uno de los aspectos más tristemente ligados a su historia reciente es la llamada “Semana sangrienta”: en junio de 1933, sólo seis meses después de la llegada de Hitler al poder, centenares de opositores al gobierno fueron encarcelados, y no pocos de ellos asesinados. Otros capítulos de su historia, como el del llamado “Capitán de Köpenick“, tienen un cariz bien distinto, original y divertido. En tiempos de la República Democrática Alemana (RDA), Köpenick fue el centro industrial más importante del Berlín Oriental.

Su nombre ha ido cambiando a lo largo de los siglos, desde Copnic a Cöpenick, hasta su denominación actual. Lo que se ha mantenido inalterado a lo largo de décadas es el encanto de un barrio que, a sólo 40 minutos del corazón oriental de la ciudad, merece sin duda una visita.

Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Average rating:  
 0 reviews
CategoríasSin categoría

Deja un comentario