Marienplatz o el corazón de la ciudad

Berlín, abril de 2015
INFO@itineri.de

Toda urbe suele tener un centro bien definido. La excepción serían las conurbaciones urbanas que, por su extensión, y en el caso particular de Berlín también por su història, cuentan con diversos centros. Múnich, la capital bávara de rojizos techos, pertenece al grupo de ciudades cuyo corazón late sin competencia: Marienplatz, la plaza de María, se lleva los honores.

No en vano, en este punto se cruzan dos importantes e históricos ejes de la ciudad, este-oeste y sur-norte, que muchos años atrás concluían en la Altstadt, el “corazón” de Múnich. Los viajeros, en buena parte mercaderes que se acercaban a vender sus productos en el mercado, accedían a él a través de diversas puertas, tres de las cuales permanecen aún de pie: Karlstor al oeste, Sendlinger Tor al sur e Isartor al este. De otras, como Schwabinger Tor y Angertor, queda solamente el recuerdo en los libros de historia.

Dentro del perímetro delimitado por estos accesos, tres plazas ordenan un gran espacio reservado en buena parte a los peatones: Karlsplatz, Odeonsplatz y Marienplatz. Destaca en esta última el Neues Rathaus, el “Nuevo Ayuntamiento”, con el característico Glockenspiel que, a horas convenidas, congrega a decenas de curiosos a sus pies, deseosos de ver sus figuras danzantes moverse al sonido de las campanas (vídeo: http://youtu.be/T1x3GrJFoyA). Junto a él, el Altes Rathaus (Ayuntamiento Viejo), un edificio de raíces bien antiguas, actualmente Museo del Juguete. Y la imponente Mariensäule, claro, la Columna de María que, desde las alturas, observa impertérrita a locales y visitantes.

Mirando hacia el ayuntamiento, a mano izquierda por la calle Kaufingerstraße, más adelante llamada Neuhauser Straße, se accede a una de las puertas, Karlstor, la de Carlos. Al otro lado del arco reina, más bien caótica, la plaza que los muniqueses conocen con el nombre de Stachus. De vuelta a Marienplatz, pero esta vez hacia la mano derecha, bajando por Tal, llegamos a otra puerta: Isartor (foto). El nombre se lo da el río que atraviesa la ciudad y los espacios interiores de la puerta acogen actualmente el Valentin-Karlstadt-Museäm, dedicado a esta pareja de cómicos bávaros.

Y aún una puerta más, Sendlinger Tor, la que encontramos bajando desde Marienplatz por Sendlinger Straße. Resultó poco afectada por las bombas de la Segunda Guerra Mundial, aunque la puerta actual poco tiene que ver con la original, que fue construída probablemente en el siglo XIV. Mucho hay para ver en Múnich, pero sin duda Marienplatz y las calles que de la plaza irradian hacia los extremos, nos permitirán visitar imperdibles como la iglesia de San Miguel, la Frauenkirche o la espectacular Asamkirche (foto), uno de los ejemplos más destacados del barroco tardío del sur de Alemania.

¿Ganas de más Múnich? itineri.de os ofrece un fantástico tour a pie por el corazón de la ciudad, privado para el visitante y sus acompañantes. Mientras llega el día de la visita, no os perdáis una selección de imágenes de la ciudad – os invitamos a pasear por nuestro álbum de fotos a través de este enlace: http://www.flickr.com/photos/11873897@N08/sets/72157632046938785/

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

Deja un comentario