Colonia Claudia Ara Agrippinensium, Alemania

Berlín, junio de 2015
INFO@itineri.de

Es la cuarta ciudad más grande de Alemania, tras Berlín, Hamburgo y Múnich; una gran urbe atravesada por un rio de centenares de kilómetros de longitud y de historia, el Rin. Colonia, Köln, tiene iglesias, muchas, como estas 12 románicas que son unas de las muchas joyas que atesoran sus calles y plazas. Información sobre cada una de ellas se puede encontrar en este enlace (en alemán): http://www.romanische-kirchen-koeln.de/kirchen.html

El origen de Köln se remonta a las primeras décadas de la era cristiana, cuando en el año 50 d.C. el emperador Claudio concedió a la hasta entonces villa el derecho de ser una ciudad, llamándola Colonia Claudia Ara Agrippinensium. Casi 2.000 años de historia, pues, durante los cuales Colonia se ha ido desarrollando hasta lo que es en la actualidad: un polo económico de primer orden y, también… ¡la urbe más carnavalera de Alemania! Efectivamente, en Colonia tienen la sede central empresas automovilísticas como Ford Europa, que da trabajo a unas 20.000 personas, así como las centrales alemanas de Citroën y Renault. Por su parte, compañías como Lufthansa, Galeria Kaufhof (una importante cadena de centros comerciales, presente en todo el país), los supermercados Rewe y el principal grupo privado de televisión, RTL, tienen aquí sus consejos de administración. ¡Y por supuesto, aquí nació el agua de Colonia, famosa en todo el mundo!

Pero no solamente de trabajo vivimos los seres humanos, y de ello es Colonia un ejemplo indiscutible: año tras año, a las 11:11 horas del día 11 del 11 da inicio el carnaval más alocado del país. En aquella fecha y hora empieza una tradición que culmina el miércoles de ceniza con la quema del Nubbel, el muñeco de paja que habrá estado acompañando a los coloneses en su fiesta por excelencia. Atrás habrán quedado los desfiles del lunes de la rosa (Rosenmontag, vídeo), de los “espíritus” (Geisterzug, vídeo) y, huelga decirlo, ¡litros y litros de Kölsch!

Colonia es conocida en todas partes por su espectacular catedral. La construcción, iniciada en 1248, no terminaría hasta 1880, más de 600 años después. Aunque el largo período transcurrido ha dejado marcadas en el edificio influencias diversas, lleva el gótico en su ADN. En la catedral, el edificio más alto del mundo durante algunos años del siglo XIX, se encuentra cerca del altar mayor el relicario de los Tres Reyes, un sarcófago que contiene los huesos de los reyes magos. En 1996, la catedral fue declarada por la Unesco Patrimonio de la humanidad.

No lo dude, confíe en itineri.de para descubrir Colonia en español! A modo de aperitivo, un vídeo de promoción de la ciudad (en inglés), y otro con imágenes de la Colonia de antes de la Segunda Guerra Mundial. A disfrutarlos y… ¡hasta pronto en Colonia!

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

“A” de aeropuertos (de Alemania)

Berlín, 26 de febrero de 2013
INFO@itineri.de

Las low cost ya no son lo que eran, pero aún así, la aérea continúa siendo una vía de coste razonable, y sobre todo práctica, para llegar a Alemania desde España (desde América Latina es algo más que práctica, aunque no sea especialmente barata). Hay otras, claro, como la ferroviaria o el vehículo particular, pero casi siempre será más caro y, desde luego, demandará mucho más tiempo de viaje. Quedémonos pues con la opción aérea y conozcamos las principales puertas de entrada a Alemania, en avión!

La capital, Berlín, vive desde hace años una estrafalaria historia relacionada con sus aeropuertos. Tras cerrar Tempelhof en 2008, quedaron operativos Tegel y Schönefeld. Se decidió que Tegel también se acabaría por cerrar, al mismo tiempo que Schönefeld ampliaría sus instalaciones, convirtiéndose en el único aeropuerto de la ciudad. A fecha de hoy, cuatro veces ha sido aplazada la inauguración del nuevo Schönefeld* (que llevará el nombre de “Berlin Brandenburg Internacional”) y el consiguiente cierre de Tegel. Madrid y Barcelona disponen de conexión directa con Berlín, con la compañía AirBerlin (a Tegel), y en el caso de Barcelona, al mismo aeropuerto también con Vueling (clicando aquí puede leer la nota de prensa sobre la inauguración de la línea entre Berlín y Madrid, que se acaba de inaugurar). Otras ciudades españolas tienen también vuelos a Berlín, pero siempre con escala. En el caso de América Latina, la mayoría de vuelos con destino Alemania llegan al país a través del aeropuerto de Frankfurt, el de mayor tráfico aéreo.

El aeropuerto de Tegel está situado dentro de Berlín (zona AB de las tarjetas de transporte público), mientras que Schönefeld queda fuera de los límites de la ciudad, en el vecino land de Brandenburgo (zona C). Desde Tegel toma 20 minutos de autobús llegar a Zoologischer Garten (líneas X9 y 109), y 30 hasta Alexanderplatz (línea TXL). A esta plaza se llega, desde Schönefeld, en solamente 20 minutos a bordo de un tren regional (RE7 o RB14), más de media hora en cambio si se toma una S-Bahn, teniendo en cuenta, además, que con este medio hay que cambiar de tren en Ostkreuz o en Warschauer Straße.

Ambos aeropuertos, sumados, recibieron 25 millones de pasajeros en 2012 (Madrid-Barajas 45 millones, Ezeiza en Buenos Aires 9 millones, y 29 millones el aeropuerto de la Ciudad de México).

La segunda ciudad alemana en número de habitantes es Hamburgo. Situada a sólo 1.30h de distancia de Berlín en tren, su aeropuerto está conectado con la estación central de la ciudad mediante la línea S1 de la S-Bahn, la red de cercanías. El trayecto toma unos 25 minutos. También el autobús es una opción a considerar (líneas 26, 39, 274 y 292). Otros aeropuertos eventualmente interesantes para llegar a Hamburgo son los de Lübeck, que dispone de conexión con el centro de Hamburgo en autobús (línea A20), y el de Bremen, que dispone igualmente de conexión con Hamburgo a través de la empresa bus2fly (el trayecto dura 90 minutos).

El aeropuerto de Múnich está conectado con la Hauptbahnhof (estación central) de la ciudad, con las líneas S1 y S8 de la red de S-Bahn. Con ambas líneas, el recorrido toma entre 40 y 45 minutos, y desde la misma estación central es muy sencillo desplazarse por el resto de la ciudad, con otras líneas de S-Bahn o bien con la U1, U2, U4 y U5 del metro. A la capital bávara se puede llegar también desde el aeropuerto de Memmingen: aun estando a 110 kilómetros de Múnich, Ryanair ofrece conexión por autobús entre el aeropuerto y el centro de Múnich. A Memmingen llegan vuelos desde Alicante y Málaga, entre otras ciudades españolas.

Finalmente, el aeropuerto de Colonia (oficialmente, “Köln/Bonn”) es accessible al y desde el centro de la ciudad con la línea S13 de la S-Bahn. El trayecto dura solamente unos quince minutos. Para ir al aeropuerto desde la Hauptbahnhof (estación principal), situada muy cerca de la famosa Catedral, hay que tomar el S13 hacia Troisdorf.

Decidido, pues: ¡a Alemania, en avión! Antes de aterrizar, lo que corresponde es contratar los servicios de itineri.de, que es mucho más que contratar un simple tour. No dude en pedirnos información (INFO@itineri.de) y sabrá por qué le conviene descubrir Berlín, Múnich, Hamburgo y Colonia, entre otras ciudades, con nosotros: porque nuestros tours son buenos y porque nadie quiere que el desconocimiento del alemán le complique las vacaciones!

*Al futuro nuevo aeropuerto de Berlín le hemos dedicado dos artículos: Berlin Brandenburg International y BER, un aeropuerto que no despega.

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces correspondientes!

El Ludwig de arte moderno

Berlín, 17 de septiembre de 2012
INFO@itineri.de

El tren se acerca a la estación principal de Colonia, la Hauptbahnhof, mientras la figura majestuosa de la vieja catedral se va dibujando cada vez más perfilada, a cada metro más imponente. Será este uno de los puntos de visita obligada en la ciudad, ¡desde luego!, aunque no el único: a su lado se presenta otro espacio, este con nombre propio, que el viajero ocasional debe incluir también en su agenda: el Museum Ludwig.

El origen de su nacimiento se encuentra en la impresionante colección artística de Irene y Peter Ludwig. En los años setenta, el matrimonio cedió una parte de ella a la ciudad de Colonia, incluyendo obras del Pop-Art, el vanguardismo ruso y también Pablo Picasso (el Museum Ludwig es el tercero más importante del mundo, en lo que se refiere a la obra del pintor malagueño, después de París y Barcelona). En 1976 nacía una institución que se convertiría en referente obligado para los apasionados de estos movimientos artísticos, entre muchos otros. Por cierto, el papel que los Ludwig jugaron, durante años, no estuvo exento de críticas: hubo quien consideró demasiado evidente y fuera de lugar la manera como los Ludwig se inmiscuyeron en la gestión del museo, que de algún modo consideraban “su casa”. Según algunos, su influencia se dejó sentir en todo el panorama museístico de la ciudad y la región.

Bauhaus, Dada y Surrealismo, Expresionismo a través de la obra de Clement Greenberg, cerca de 900 obras de Picasso y, claro, Pop-Art: el Ludwig es, sin ninguna duda, un imperdible en su próxima visita a la ciudad de Colonia. A no olvidar que no existe mejor forma de descubrir las principales ciudades de Alemania, entre ellas esta, que con los tours privados de itineri.de!

Imagen: The Dom and the Museum Ludwig (c) tiseb CC BY

Quienes ya no están

Berlín, 16 de julio de 2012
INFO@itineri.de

En la fase de preparación de un viaje, pocas veces aparece un cementerio en una lista de “Lugares para visitar y cosas a hacer”. De todos modos, hay quien los considera espacios interesantes, merecedores de una visita. No sin razón; al fin y al cabo, muchos de ellos son preciosos jardines por los que pasear con tranquilidad, espacios poblados además de historias que en algún momento fueron, de las que tal vez podamos aprender algo.

Más de 200 son los cementerios que hay en Berlín, ocupando una superficie total aproximada de 1.000 hectáreas. Entre sus árboles y flores, sepulcros, lápidas, tumbas, inscripciones recuerdan los nombres y los años de vida de mujeres y hombres, niñas y niños. La mayoría desconocidos para los visitantes, pero entre ellos, aquí y allí, algunos bien conocidos: Brecht, Dietrich, Schinkel, quien fue arquitecto real de los Hohenzollern, o Kollwitz, artista alemana, símbolo del dolor procedente de los campos de batalla, ella que perdió a su hijo Peter, a los 19 años, en la Primera Guerra Mundial. Estos nombres, y decenas de otros, de escritores, de músicos, de personajes que han pasado a la historia, están allí, sobre los restos de quienes un día los llevaron, en alguno de estos cementerios por toda la capital.

Se puede encontrar información sobre los cementerios berlineses en la web friedhoefe-berlin.de.

También Hamburgo, Múnich y Colonia, las otras tres ciudades alemanas donde itineri.de ofrece visitas guiadas, tienen, naturalmente, cementerios que merecen una visita. El de Ohlsdorf, en Hamburg, con una superficie de cerca de 40 hectáreas, es el parque-cementerio más grande del mundo. Información sobre los cementerios de esta ciudad se encuentra en la web friedhof-hamburg.de. Por lo que respecta a Múnich, en esta web hay datos sobre sus camposantos, el mayor de los cuales es Waldfriedhof, segundo de Alemania en superficie. Finalmente, aquí se puede consultar la lista de los más de 50 cementerios de Colonia.

Desde el año 2001, Alemania celebra un “Día de los cementerios” (Tag des Friedhofs) cada tercer fin de semana de septiembre. Con esta iniciativa, que este año tendrá lugar los días 15 y 16, se persigue acercar a la ciudadanía estos espacios, apreciados por muchos por su belleza.

FOTO: Friedhof III der Jerusalems- und Neuen Kirche, Mehringdamm 21 (Berlín)